domingo, 23 de enero de 2011

Estaquillado directo con taray II

Si el suelo está suficientemente húmedo (bordes de arroyos y charcas), las estaquillas se plantan clavándolas enteras, directamente en el terreno. Conviene reservar para clavar las más gruesas, porque estas será más difícil que se partan.


Cuando se realizan hoyos, estos son de dimensiones 40X40X40 cm. La tierra extraída se amontona del lado de máxima pendiente.


En esta ocasión he puesto dos estaquillas por hoyo porque con lo que me ha costado hacerlos no quería que el esfuerzo fuera baldío. He distanciado las estaquillas de modo que luego pudiera pisar a su alrededor sin dañarlas. Se rellenan los hoyos hasta alcanzar la punta de las estaquillas, para luego pisar la tierra a su alrededor, apretándola bien. De este modo queda un alcorque que recogerá el agua de lluvia. La tierra se pisa para que la tierra entre en íntimo contacto con la estaquilla.



La tierra sobrante se arrima al alcorque, para ayudar a la retención del agua de escorrentía cuando llueva. Se pueden colocar tres piedras, que señalizarán el lugar, protegerán las estaquillas para que no sean pisadas y mantendrán la humedad bajo ellas.

Sólo queda regar abundantemente.

El primer año la brotación será mucho más tardía y se retrasará hasta principios-mediados de mayo. Algunas estaquillas podrán brotar incluso en junio.